Perro conduciendo

Perro conduciendo

¿Inconveniente? Para nada. Viajar con perro puede llegar a ser una gran experiencia, sobre todo para los que tienen una mascota en casa y no quieren dejarla sola cuando salen de viaje. ¿A quién le gusta preocuparse por la soledad de su perro cuando están de viaje, aunque sean un par de días? La solución es sencilla… ¡viaja con él!

En esta ocasión vamos a ofrecer algunos consejos útiles y básicos para viajar con perro. Porque no tiene que ser un inconveniente o una carga viajar con tu mejor amigo, sino todo lo contrario.

Acostúmbralo a viajar

Los perros pueden llegar a ser animales muy nerviosos. Si tu perro nunca ha estado en un coche o no está familiarizado con el mismo, es importante acostumbrarlos a estar dentro del coche, y realizar pequeños recorridos o trayectos para que, en el momento de la aventura, no sea una sorpresa desagradable.

Un truco que se suele llevar a cabo cuando se acostumbra al perro a este tipo de “aventuras”, es premiarlo con algún huesito siempre y cuando se haya portado bien. En caso de que se marease o se ponga demasiado nervioso y estos síntomas no cesen en unos días tras realizar estos pequeños viajes, en cualquier centro veterinario se pueden comprar pastillas tranquilizantes y que evitan el mareo.

Un buen sitio para el viaje

Maletero de coche

Deberás ubicar un buen lugar para ellos acorde al tamaño del perro, o de si es uno o son varios. Si es un perro de tamaño pequeño o medio, puede viajar sin estar separado del habitáculo siempre y cuando esté sujeto y no puedan llegar a estorbar de ninguna manera al conductor.

Este aspecto es interesante explayarlo. Los coches familiares o monovolumen suelen contar con un maletero amplio, y puede aprovecharse en caso de tener un perro de tamaño grande para que viaje en el mismo. Si decides que viaje en el maletero de un coche familiar, la carga -como las maletas- debe ir sujeta y que de ninguna manera puedan golpear al animal en caso de frenada brusca. En la fotografía superior, se muestra una correcta sujección del equipaje.

La opción por la que muchos conductores se decantan es por atar a su mascota con correas especiales en los cinturones de los asientos traseros. Los mejores cinturones para perros son los que enganchan todo el pecho y no sólo el cuello, ya que si ocurriese un accidente o una frenada brusca, no existiría un peligro grave para el cuello de nuestro animal. De lo contrario, podría sufrir ahogamiento.

Piensa en tu perro

Los perros son animales sensibles, sobre todo en cuanto a la conducción se refiere. No hay perro que esté acostumbrado a sentir mucho curvas pronunciadas o carreteras de montaña, ni tampoco frenazos o aceleraciones bruscas. Si pensamos y piensas en tu perro durante el recorrido, irá tranquilo y no tendrá sobresaltos.

Yendo más allá, antes de iniciar el viaje hay que procurar que tenga sus necesidades hechas. Normalmente en estas condiciones y en un coche normal a menos que sea un cachorro, no hará nada en el asiento a menos que no pueda más. Por ello, es recomendable parar con más frecuencia de lo habitual tanto para que descanse, como para que haga sus necesidades. ¡No olvides utilizar la correa y ponérsela antes de que salga del coche! Si por cualquier motivo tiene que quedarse sólo en el coche, debe haber al menos una ventanilla de cada lado del coche bajada lo suficiente para que respire, y en ningún caso prolongar la situación en verano, donde puede morir por golpe de calor.

¿Agua? Siempre

A menos que el viaje sea muy prolongado o dure más de dos horas, es conveniente que nuestro perro tenga siempre un cuenco con agua cerca, sobre todo si es verano o en época de altas temperaturas. Si llevas un perro pequeño en el suelo del asiento del copiloto -junto a un acompañante-, puedes dejar el cuenco en el suelo mismo.

¿Y si es un gato?

No es muy habitual llevar a cabo viajes con gatos, a diferencia de con perros. Sin embargo, en caso de gatos suele ser algo más fácil ya que se suele optar por un pequeño cajetín de transporte especial para ello. Esto no quiere decir que no se mareen, tengan sus necesidades o simplemente necesiten agua.

Dejar respuesta