Vélez Blanco es un pueblo de Almería enclavado a más de 1.000 metros de altura en la Comarca de Los Vélez. Este pequeño municipio situado sobre el Monte Maimón ha sido poblado desde la prehistoria, ya que se han encontrado restos del Neolítico y de la Edad de Cobre en la Cueva de los Letreros, declarada por su importancia histórica Monumento Histórico Nacional y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

castillo

A Vélez Blanco se accede por la carretera A-92N en dirección a Vélez-Rubio, y una vez allí cogiendo la carretera A-317. Lo corona el enorme Castillo de los Fajardo, considerado la joya del Renacimiento más importante de la provincia, ya que fue construido en el siglo XVI por los artistas italianos Martino Milanés y Francesco Florentín al más puro estilo renacentista. Lo mandó a construir el primer marqués de los Vélez, Pedro Fajardo Chacón, en el año 1505 sobre el solar de la antigua alcazaba árabe, en la que se dice que vivió Boabdil durante largas temporadas antes de entregar la villa a los Reyes Católicos.

Castillo velez

De la antigua alcazaba se conservan tramos de la muralla, algunos cimientos, crujías y su aljibe. La alcazaba militar y el palacio se comunican por un puente levadizo y una gran escalera da acceso al patio de honor y a los salones que poseen grandes chimeneas de mármol, artesonados de nogal y frisos labrados. El monumental castillo ha sido declarado Patrimonio Histórico-Artístico.

Bajo el castillo se alza la Iglesia de la Magdalena, erigida sobre la antigua mezquita a finales del siglo XV. Se conservan la torre con el escudo de los fajardo y algunas paredes, en sus lápidas se enterraron los primeros grandes marqueses de Los Vélez, don Pedro y don Luis Fajardo.

En la parte alta del conjunto histórico de Vélez Blanco en torno al castillo se encuentra el Barrio de la Morería, se distingue el origen árabe de sus estrechas calles y sus casas que se encontraban protegidas por una muralla que protegía la antigua villa.

iglesia de velez blanco

La Iglesia de Santiago Apostol se construyó durante el siglo XVI en el centro del casco histórico, el templo de grandes dimensiones consta de una nave única de 39 metros de largo y una torre de 20 metros de alto. Al ser construida por arquitectos del País Vasco su estilo gótico es más parecido al de las iglesias del norte y el sur de Francia. En su interior destaca el artesonado mudéjar de madera de su nave central y el retablo mayor dedicado a Santiago Apostol. Bajo las capillas se enterraban personalidades de las familias más poderosas del lugar.

Otro de los grandes templos religiosos de Vélez Blanco es el Convento de San Luis Obispo, mandado a construir por el cuarto marqués don Luis Fajardo Requensens en 1602 y las obras terminaron variase décadas después. Se distingue el escudo de Los Vélez en la fachada y a su izquierda una torre mudéjar. En el convento se instalaron numerosos monjes franciscanos y varios cátedras, aunque actualmente lo ocupa la Orden de las Concepcionistas.

Y en la parte baja del caserío muy cerca del Convento de San Luis se encuentra la Ermita de la Concepción, mandada a construir en 1577 por las hermanas del tercer marqués de Los Vélez, que fueron enterradas junto a su hermano, su mujer e hijos del matrimonio en el lugar.

Por las calles de Vélez Blanco encontramos numerosas fuentes históricas alimentadas por el agua de sus barrancos, la más antigua es la Fuente de los Cinco Caños que data del Siglo XVI y se encuentra en la Morería.

Su paisaje de montaña escarpada está repleto de barrancos y numerosos senderos que comunican Vélez Blanco con sus numerosas aldeas y cortijadas rurales escondidas en la sierra. Estas pedanías conservan vestigios árabes y algunas ermitas, además poseen impresionantes miradores para poder observar el paisaje de la comarca, sus sierras y picos que alcanzan los 2.000 metros de altura.

Fiestas y gastronomía en Vélez Blanco

Los carnavales en Vélez blanco se viven de una forma muy especial, se les llama la fiesta de Las Máscaras y se celebran en honor a San Ignacio, Santa Candelaria y San Blas.

El día 15 de mayo celebran el día de San Isidro y a finales de julio es la Feria Medieval en torno al castillo coincidiendo con el Festival de Música Renacentista y Barroca de Vélez Blanco. Y la segunda semana de agosto se celebran las Fiestas en honor al Cristo de la Yedra.

De la gastronomía de Vélez Blanco destacan los platos campesinos como las migas de harina acompañadas con uvas, tomate picado y aceitunas aliñás con tomillo, romero y naranja. También se pueden acompañar con arenques, pimientos tostados o remojón picante. También son muy típicos en el lugar los pucheros, los potajes y los gurullos con liebre.

De su repostería más típica son los “mantecados dormidos”, los “bilbaos”, los alfajores de miel y los mostachones entre otros.

Dejar respuesta