Uno de los principales atractivos de la provincia de Cádiz son las playas, y es que en esta provincia podemos encontrar algunas de las mejores playas de todo el país, y eso que estamos rodeados por todas partes, menos por una, por agua. El caso es que todo el que baja al sur, concretamente a Cádiz, no puede irse de la provincia sin visitar las playas de Tarifa, unas playas excelentes, espectaculares y con una marcha que no tiene nada que envidiar a las mejores fiestas de, por ejemplo, Ibiza.

Pero claro, no todo lo que nos encontramos en Tarifa es playa, aunque se crea que sí, y es por eso, por esa creencia, por lo que hoy vamos a conocer un poco más en profundidad esta localidad gaditana tan fantástica. Seguid leyendo para descubrir todos los misterios que tiene para nosotros Tarifa.

Tarifa, para empezar, tiene un patrimonio histórico espectacular, y es este patrimonio el que la ha llevado a ser reconocida como Conjunto Histórico – Artístico, y es que ya sabréis que en Andalucía arte e historia no faltan. Así que vamos a ello, vamos a conocer más Tarifa.

La situación geográfica de Tarifa hace que tenga una situación bastante privilegiada, ya que al estar junto al Estrecho de Gibraltar ha sido una ciudad estratégica desde el punto de vista militar, por lo que no son pocas las construcciones de este estilo que nos encontramos en la localidad.

La ciudad estaba amurallada por todas partes, aún así, hoy solo conservamos una de las puertas de la ciudad, que es la Puerta de Jerez, que llevaba, en su tiempo, hasta la localidad de Jerez de la Frontera, de la que ya hablaremos más adelante. Por otra parte, dentro de las murallas, destacamos el Castillo de Guzmán el Bueno, que es el mayor monumento de la ciudad.

Ya fuera de los muros destacamos el Castillo de San Sebastián, un castillo que se levantó en el siglo XIX, en un cerro de las afueras. Recorriendo la costa nos encontramos con un sistema defensivo que está compuesto por 8 almenaras, que fueron levantadas durante la Edad Media después de la conquista cristiana.

Ya bien dentro de la ciudad, en lo conocido como casco histórico, encontramos algunas construcciones religiosas como, por ejemplo, la Iglesia de Santa María, que se levantó tras la conquista, sobre la antigua mezquita, lo que la convierte en el monumento más antiguo. También encontramos la Iglesia de San Mateo o la Iglesia de San Francisco, de las que hablaremos más adelante.

Como podéis ver Tarifa tiene mucho más que playas, y es por eso por lo que os recomiendo que os acerquéis y paséis varios días conociendo toda la cultura de esta localidad gaditana, os encantará.

Dejar respuesta