Santiponce

Santiponce es un pueblo casi colindante a Sevilla donde surgió en el año 206 a. C. la primera fundación romana fuera de Italia, conocida hoy como Itálica. Esta ciudad de ruinas romanas fue declarada hace un siglo Monumento Nacional. En la antiguedad se conocía como Sevilla la Vieja, pues se creía que fue el origen de nuestra actual capital sevillana.

En el paisaje de Santiponce también destaca el histórico Monasterio de San Isidoro del Campo, uno de los más importantes de Andalucía que fue el primero de Sevilla en obtener el título de Conjunto Histórico Artístico de interés nacional.

Si viajas a Sevilla es de parada obligatoria la villa de Santiponce, se encuentra en el inicio de la Ruta de la Plata, y su acceso es muy fácil si desde Sevilla continuamos unos 7 kilómetros en dirección a Mérida.

Este pueblo blanco y tranquilo fue levantado hace siglos a tan solo 500 metros del anfiteatro de Itálica, usando las piedras de la antigua ciudad romana como cantera. El Museo Municipal Fernando Marmolejo nos narra la historia del lugar y sus dos principales monumentos: Itálica y el Monasterio de San Isidoro del Campo.

Itálica nació en el año 206 a. C. cuando fue fundada por victorioso Publio Cornelio Escipión “El africano” en un estratégico cruce de rutas entre Sierra Morena y el Valle del Guadalquivir.

En Itálica nacieron grandes emperadores como Trajano y Adriano, y todavía conserva impresionantes restos de las casas y mansiones de la antigua aristocracia romana, murallas, termas, el anfiteatro y el teatro romano. Este último es un mirador histórico por las maravillosas vistas que nos ofrece de Santiponce y Sevilla.

En el extremo opuesto de Santiponce se alza el grandioso Monasterio de San Isidoro del Campo fundado en 1.301 por Alonso Pérez de Guzman “El Bueno” y su mujer María Alonso Coronel para sepulcro de sus cenizas en el lugar donde pasó sus años de aprendizaje cristiano.

Fue construido sobre la antigua mezquita mozárabe donde estuvieron enterrados los restos de San Isidoro hasta que fue transladado a León en 1.603. En este monasterio los monjes Bernardos Cistercienses  fueron reformistas y protestantes, lo que hizo que fueran perseguidos por la Inquisición en el Siglo XVI y tuvieran que huir.

Sus grandes muros recuerdan a los de una fortaleza, con una portada barroca, un claustro gótico y una torre barroca. En su interior se mezclan muchos estilos. Destaca su retablo mayor tallado por Juan Martínez Montañés en torno al año 1613, entre sus imagenes resaltan los relieves de la Natividad, la Adoración de los Reyes y San Jerónimo.

San isidoro del campo

En la Sala capitular y el Refectorio las pinturas que decoran los murales de estilo gótico contienen escenas de San Jerónimo, el monje titular de la orden que sustituyó a los anteriores monjes cistercienses que huyeron del monasterio.

En el Claustro de los Evangelistas también encontramos pinturas murales de estilo mudéjar local y frescos que retratan a obispos, santos y padres de la Iglesia, destacando la alegoría del Árbol de la Vida.

Fiestas de Santiponce

Y si quieres visitar Santiponce en época de fiestas las ferias se celebran junto al teatro romano en torno al último fin de semana de Septiembre.

La noche del primer sábado de Cuaresma las hermandades celebran el Vía Crucis de las hermandades del Aljarafe, donde las hermandades de la Comarca del Aljarafe rodean a Nuestro Padre Jesús Nazareno. Este evento único se da lugar en el Conjunto Arqueológico de Itálica y ha sido declarado de interés turístico por la Junta de Andalucía.

Y del 11 al 13 de marzo encontraremos en Santiponce la Feria de Artesanía, Muestras y Gastronomía en el recinto ferial (junto al teatro romano), donde se expondrán las artes, costumbres y productos típicos de toda Sevilla y Andalucía.

Dejar respuesta