Yéndonos al punto más al Oeste de Huelva y también de toda Andalucía, encontramos el pueblo onubense Sanlúcar de Guadiana. Un pequeño pueblo que cabe prácticamente en una fotografía, y que no deja que ninguna cámara de fotos se escape. ¿La razón? Belleza inconmensurable a orillas del río Guadiana.

Con más de ochocientos años de antigüedad, Sanlúcar de Guadiana ha sido a través de la historia un punto estratégico de gran importancia, sobre todo en rutas comerciales. Tal y como lo ves, está a plena orilla del río, que a su vez sirve de frontera visual y práctica con el país vecino, Portugal.  Tal es la cercanía entre el municipio onubense y el país vecino, que no son pocos los turistas que deciden cruzar en barca el Guadiana para tomar las mejores perspectivas de Sanlúcar de Guadiana. Y es que la mayoría de las fotografías que se toman del pueblo, son desde Portugal. 

Sanlúcar de Guadiana

Perteneciente al territorio del Bajo Guadiana, este pequeño pueblo de Huelva ofrece una maravillosa vista desde cualquier punto del municipio o de puntos cercanos, con la Iglesia de Nuestra Señora de las Flores en su punto más alto. Con un pequeño campanario visible desde cualquier punto y vista, la iglesia es uno de los puntos turísticos clave de Sanlúcar de Guadiana, con más de cuatrocientos años de antigüedad y una reforma importante que data del Siglo XVIII. Destinado a la patrona del pueblo, Nuestra Señora de la Rábida, es en toda regla una Iglesia rural.

Iglesia Sanlúcar de Guadiana

Yéndonos al otro extremo, otro gran punto turístico y que poco a poco cobra importancia, es el Castillo de San Marcos. Construido en plena Guerra de la Independencia con Portugal, y antiguo cuartel de la Guardia Civil española durante principios y mediados del siglo pasado. Pura historia andaluza.

La historia del Castillo de San Marcos es interesante y curiosa a la par, ya que como hemos mencionado, durante principios del siglo pasado fue adaptado y utilizado por la Guardia Civil española, incluyendo calabozos y todo tipo de estancias necesarias. Antes de los años sesenta, quedó abandonado por completo y no ha sido hasta hace sólo un par de años, cuando diversos organismos oficiales han comenzado un proyecto de restauración para situarlo como enclave turístico no sólo de Sanlúcar de Guadiana, sino de buena parte de la Provincia de Huelva. Actualmente, en plenas obras de restauración ya que no posee más que los muros exteriores y pocos del interior.

Castillo de San Marcos en Sanlúcar de Guadiana, Huelva

Visitar Sanlúcar de Guadiana

Si quieres aprovechar al máximo lo que este pueblo onubense puede ofrecerte, recomendamos visitarlo durante la celebración de algunas de sus fiestas más importantes. Entre ellas, destacamos las fiestas celebradas en honor a Ntra. Sra. de la Rábida, poco después de Semana Santa. Cuatro días en los que el pueblo se viste de fiesta y se celebran un gran número de actuaciones y celebraciones, tanto en el pueblo como en el propio puerto y orillas del río.

Otra fecha interesante recae a mitad del mes de Agosto en pleno verano, ya que Sanlúcar de Guadiana celebra la Semana Cultural con todo tipo de actos culturales y deportivos. Se destina un día a explayar las relaciones con Portugal y los pueblos cercanos a la frontera del pueblo onubense, intercambiando culturas y todo tipo de gastronomía.


Ver mapa más grande

Llegar a Sanlúcar de Guadiana desde Huelva es sencillo, sólo tienes que tomar la carretera secundaria A-492 a la salida por el Noroeste de Huelva hasta encarar la autovía A-49, hasta desviarte en dirección Villablanca por la carretera H-1211. Tras atravesar otro pequeño pueblo llamado San Silvestre de Guzmán, encararás la carretera HV-2121 que te lleva directamente al pueblo onubense. Si no atraviesas Huelva es algo más corto el trayecto, ya que es continuar por la autovía A-49 hasta repetir los pasos anteriores.

1 Comentario

  1. Enhorabuena por el artículo. Tienes razón sobre la belleza del pueblo, la primera vez que lo ví fue desde Portugal a la caída de la tarde y me encantó. Estoy pensando en volver, pero subiendo a vela por el río para disfrutar del paisaje de ambas orillas. Por cierto, ¡fantásticas fotos!

Dejar respuesta