La gastronomía andaluza es muy rica y muy variada, ya que se centra en la dieta mediterránea. Aún así, de vez en cuando nos apetece comer un poco más fuerte y añadir algo con más grasas (y calorías) a la olla, eso sí, muy de vez en cuando.

Es por eso por lo que hoy vamos a dar la receta de un plato muy típico de la capital de Córdoba que seguro que os encanta y que repetiréis siempre, una vez lo probéis.

Se trata de la Olla Cordobesa, o Cortijera, y se llama así por que es un plato típico de los cortijos que están situados en la campiña cordobesa. Como os digo, este plato es un poco grasiento y pesado, por lo que la hora de la comida es la hora idónea para tomarlo, ya que por la noche puede sentarnos un poco mal.

Vamos a conocer la receta paso a paso para que podáis hacerla en casa, que no siempre podemos acudir a Córdoba para tomar un plato o una tapita de este guiso tan típico.

Ingredientes (6 personas)

· 1 kg de garbanzos

· 1 repollo

· 3 cebollas medianas

· 2 cabezas de ajos

· 150 gramos de tocino

· Aceite de oliva

· Sal

· Pimienta

Elaboración

Esta receta debemos empezar a hacerla el día anterior de su consumo, ya que lo primero que debemos hacer es dejar los garbanzos secos en remojo toda la noche, todo el kilogramo que tenemos preparado para el guiso debe estar metido en un recipiente con agua fría toda la noche, ya que así se esponjarán, se harán más grandes y estarán más tiernos.

Por la mañana, cuando nos vayamos a poner a hacerlo, lo primero que debemos hacer es tirar el agua que tenía el recipiente y poner los garbanzo en una olla con agua limpia al fuego. A continuación debemos añadir el resto de ingredientes pelados y lavados, menos el tocino, que se añade después. Lo ponemos a fuego máximo y cuando salga espuma del cocido la sacaremos, la espuma, y dejaremos hacer el potaje una hora más.

Una vez transcurrida la hora, le añadimos el tocino y dejamos que se haga del todo. Una vez hecho ya está listo para su consumo.

Una recomendación personal es que os toméis una tapa generosa, pero no un gran plato, ya que es un plato muy pesado y si no estáis acostumbrados a este tipo de cocina puede que luego tengáis malestar general.

Dejar respuesta