Lucena, la segunda ciudad mas poblada de Córdoba, tuvo antes de ser cristiana un pasado árabe y judío, es por eso que posee una de las juderías más importantes de España al estar conservados perfectamente los trazados de sus calles y plazas desde los siglos XIV y XV.
Entre sus vestigios árabes destaca el Castillo de Lucena, donde Boabdil, el último rey nazarí, estuvo preso en una de sus torres.
Y de época cristiana es el Santuario de la virgen de Araceli, punto de peregrinaciones y romerías.

Lucena está en la zona sur de la provincia, concretamente en la comarca de la Subbética. En el casco antiguo de Lucena encontramos una gran riqueza arquitectónica barroca en palacios y casas señoriales, iglesias y monasterios.

iglesia san mateo lucena

Digna de visitar es la Iglesia de San Mateo, que antes de ser cristiana fue árabe y judía, se encuentra en la Plaza Nueva y sus obras para convertirla en cristiana comenzaron en 1498 y no terminaron hasta el siglo XVIII. En sus portadas y naves se distinguen los estilos gótico, barroco y renacentista, por su esplendor es considerada la catedral de la Subbética

En su interior la gran joya barroca es la Capilla del Sagrario, creada por el sacerdote local Leonardo Antonio de Castro que ejerció también de arquitecto y pintor junto a otros grandes artistas de Lucena desde 1740 hasta 1772, que fue terminada.
El gran Tabernáculo que se alza en el centro de la Capilla es un templete de madera dorada que alberga la imagen de la Inmaculada Concepción, y alrededor de ésta varias esculturas de evangelistas profetas y ángeles.
Además del gran templete destacan en la capilla las yeserías talladas creando imágenes en alusión al triunfo de la iglesia.

Entre las callejuelas que llevan a la calle Ancha está la Iglesia de Santiago, fundada en 1503 y en cuya estructura también se aprecian el estilo gótico de sus comienzos y el barroco posterior.

La Ermita de la Aurora es de exterior sencillo y de interior barroco, en especial su camarín terminado en el siglo XVIII con un barroco muy recargado. En el camarín la imagen de la Virgen de la Aurora es de gran devoción para todos los lucentinos.

Otro de los templos cristianos más visitados de Lucena es el Santuario de la Virgen de Araceli, que se encuentra en lo alto de un cerro al sur de la cuidad, enclavado a 850 metros de altitud en la Sierra de Aras. Este lugar se considera el Mirador de la Subbética, pues se puede vislumbrar los campos, pueblos de la comarca y los picos que forman parte del Parque Natural de las Sierras Subbéticas.

De sobrio exterior en estilo mudéjar esconde un interior barroco repleto de decoración en yeso que llega hasta el Retablo Mayor de madera dorada donde se alza la imagen de la Virgen e Araceli. Se la trajo desde Roma el segundo marqués de Comares Luis Fernández de Córdoba en 1562 y desde entonces la devoción hacia la imagen no ha cesado y hoy día este lugar es destino de una de las romerías más importantes de Córdoba.

Castillo del Moral Lucena

El gran castillo medieval de Lucena es de origen árabe, fue la fortaleza defensora clave durante siglos para la protección de Granada por la cercanía con la frontera. La fortaleza fue construida en el centro de la ciudad en el medievo, mirando hacia la Plaza del Coso, donde se celebraban las fiestas y las ejecuciones publicas. Se conoce que el rey nazarí Boabdíl “El Chico” fue apresado en la batalla de Lucena y estuvo preso un tiempo en la torre del Homenaje.
Al terminar las guerras en la frontera con Granada el alcázar pasó a ser la casa palaciega y pasó a conocerse como Castillo del Moral, aunque las obras duraron desde el Siglo XVI hasta el Siglo XVIII. Actualmente en su interior se encuentra el Museo Arqueológico y Etnológico de Lucena que muestra piezas desde la prehistoria hasta época califal.

Lucena

Y no nos olvidamos del pasado judío de Lucena, en la parte alta del casco histórico se conserva una de las juderías mejores conservadas de nuestro país, pues desde el Siglo IX y XII Lucena fue conocida como Eliosanna, la perla de Sefarad. Su población eran mayormente judíos que levantaron una gran cuidad mercantil y de gran crecimiento cultural, ya que se construyeron muchas academias de las que nacieron grandes figuras literarias de la poesía hispano-hebraica. En aquella época de esplendor cultural se dice que Lucena acogió al filósofo Averroes en su exilio.

Costumbres y Gastronomía

Hoy día de la costumbres y usos de Lucena continúan la producción de vino y la alfarería, sus vinos tienen la Denominación de Origen de Montilla-Moriles.
Los amantes del vino podrán visitar sus bodegas y degustar caldos de cuidadoso proceso como los finos o los olorosos.
Y los amantes de la artesanía encontrarán por sus calles numerosas tinajerías y alfarerías de gran tradición, sus vinos también están relacionados con la tradición alfarera, pues muchos de estos vinos han fermentado en grandes tinajas de barro claro.

En su gastronomía destaca el aceite de oliva de Lucena en sus platos son de sabor cordobés, como el salmorejo, las “naranjas picás” con bacalao, las albóndigas de boquerones o los “bolos”, y de postre suelen tomar pestiños o las típicas sopaipas

 Fiestas de Lucena

Las fiestas en Lucena comienzan con su Semana Santa, de gran interés por el gran valor artístico de sus imágenes barrocas y sus pasos.

En el mes de mayo la feria de la tapa y los encuentros de bandas llenan las calles de música y olores irresistibles que se complementan con el Festival internacional de Jazz que da lugar cada año en Lucena. Otros importantes festivales se dan cita en Lucena como el Festival Viruta Rock en el mes de julio y el Festival de Música, Arte y Cultura en la pedanía de Las Navas del Selpillar el último sábado de junio.

A principios de agosto celebran la Feria de San Francisco, también conocida antiguamente como la “feria de los novios”, y a principios de septiembre la Feria del Valle, la gran feria de Lucena que cuenta con más de treinta casetas en su recinto ferial.

En la Feria del Valle también tiene lugar por la mañana la feria de ganado y se celebra la romería de la Virgen del Valle por las calles del pueblo.

Romeria virgen araceli

Pero sin duda las fiestas más populares de Lucena son las conocidas como las Fiestas Aracelitas en honor a la Virgen de Araceli, patrona de Lucena y del campo andaluz. Estas fiestas son consideradas de Interés Turístico Nacional y a ellas se unen las numerosas hermandades de la Virgen de Araceli repartidas por toda nuestra comunidad.

El penúltimo domingo de abril es la procesión de bajada de la Virgen desde su Santuario hasta la iglesia de San Mateo, pero las fiestas aracelitas comienzan el primer fin de semana de mayo y terminan el domingo a medianoche cuando la imagen de la virgen se encierra en la Iglesia de San Mateo con fuegos artificiales, tras ser procesionada por las calles de Lucena desde las ocho de la tarde. El domingo siguiente se realiza un besamanos y el primer domingo de junio es la Romería de Subida cuando los lucentinos acompañan a la virgen en la romería de vuelta a su templo.

Dejar respuesta