Ya estamos en dos mil trece. La crisis aprieta más que nunca en todo el país, mientras que todos y cada uno de nosotros lo sentimos en nuestra vida diaria, en mayor o menor medida. En esta época donde premia la austeridad y donde cada día tenemos que negarnos a multitud de placeres, es hora de poner punto y aparte. Es hora, de buscar soluciones.

Hoy te presentamos una pequeña guía. Una guía en la cual te proponemos viajar por cualquier parte de Andalucía, sea una gran urbe o un pequeño pueblo escondido a través de carreteras secundarias y de montaña. Queremos que conozcas nuestra tierra… y por el dinero no te preocupes, porque nosotros nos vamos a centrar en que gastes lo mínimo, y disfrutes al máximo. ¿A qué esperas? ¡Sigue leyendo! 

Viajes espontáneos, di que sí

Queremos apostar por viajes espontáneos, donde se premia la ilusión por descubrir nuevos lugares, la magia de comenzar una ruta sin saber exactamente dónde vas a acabar, y sobre todo, saber que al cabo de uno o dos días vas a descubrir una cultura y gastronomía diferente. Una ilusión que la crisis no debe quitarnos.

En un principio, sólo necesitas un coche con combustible suficiente para recorrer los kilómetros que tú quieras, y un poco más de dinero para comida y de pequeño margen por si surgiese algún tipo de complicación. La espontaneidad que te proponemos es sinónimo de viajar barato en Andalucía -y no nos engañemos, en cualquier punto de España-. ¡Empecemos!

Lo primero de todo es decidir dónde quieres ir, eso está claro. Si es tu primer viaje de este tipo, planearlo en torno a una provincia cercana es una buena idea. Por ejemplo, si vives en Málaga puedes pensar en Jaén, Granada y por supuesto, Sevilla. Un trayecto inicial de un máximo de dos o tres horas te asegura evitar un cansancio y pesadez inicial, permitiéndote también aprovechar más tiempo del día. ¿Lo siguiente? Abrir una aplicación en línea de mapas -o un mapa tradicional- y planear tu ruta. Un ejemplo:


Ver mapa más grande

Un viaje espontáneo viviendo en la Costa del Sol a la ciudad y capital de Granada, es una opción económica y para nada fatigosa. A estas alturas podemos viajar a cualquier ciudad de Andalucía por muy buenas carreteras, y sin tener que recurrir a las autopistas de pago. En este caso, el viaje no nos supondría más de dos horas a un ritmo tranquilo, y el trayecto en un coche diésel no te costará más de treinta euros. Si te fijas, según la ruta se va acercando a la Provincia de Granada, vamos pasando por pueblos como Villanueva del Trabuco -Málaga-, Loja -ya en Granada-, y pueblos más pequeños como Huetor-Tájar, Fuente Vaqueros, San José… algunos de ellos pequeñas comarcas muy próximas a la autovía, con esencia y magia granadina que merecen de por sí un alto en el camino. ¡Espontaneidad! Antes de llegar a la capital, puedes llevarte una sorpresa en este tipo de pueblos, y es que en cuanto a gastronomía, tradiciones y hasta fiestas locales, cada pueblo andaluz es único.

¿Qué llevar en un viaje espontáneo?

Viajar barato en Andalucía es fácil si aprovechamos la espontaneidad. No hablamos de viajes de más de dos o tres días como mucho, por lo que la ropa que tenemos que llevar, el aseo necesario y el equipaje pueden ser escasos y de prendas contadas. Una bolsa con nuestras necesidades de aseo personal, una pequeña maleta para cada uno o incluso una bolsa deportiva, harán el apaño sin problemas. No olvides que si quieres realizar un viaje rápido y de pura aventura, ¡de nada sirve planificar todo el equipaje y llevar todo tu armario!

En cuanto a la comida, tú decides. La gastronomía andaluza brilla por su presencia y diversidad allá donde vayas, y es que encontrar variedades gastronómicas es tan fácil como recorrer varios pueblos de una misma provincia, a veces muy próximos entre sí. Tapear es una buena idea para probar diferentes sabores sin apretar mucho el bolsillo, aunque no es necesario mencionar que siempre puedes llevar tu propia comida ya hecha. Después de todo, para un máximo de dos o tres días, bocadillos para todos, bebidas frías en una nevera portátil y los tupperwares, son compañeros de viaje que todo el mundo quiere.  Los cafés en las gasolineras y pequeñas estaciones de servicio, son también de visita obligada.

Centrándonos en nuestro viaje espontáneo, una recomendación personal y de nuestra parte, es que procures llevar ropa y mantas de abrigo, sobre todo en épocas de frío, como en la que actualmente estamos. Si bien es cierto que podemos encontrar alojamiento barato no sólo en las capitales sino en cualquier pueblo pequeño, podemos apretarnos un poco más el cinturón… y si tienes un coche cómodo, dormir en el mismo.

¿Cómo? ¿Dormir en el coche?

Hay que romper tópicos, y juntos podemos hacerlo. Según la época del año podemos encontrar pequeños hostales donde el alojamiento para dos personas no tiene porqué superar los veinticinco euros, pero si quieres viajar barato en Andalucía y aprovechar al máximo tu bolsillo, dormir en el coche puede ser una gran opción especialmente si vas solo, o en pareja… siempre y cuando no tengas problemas de salud que puedan verse afectados, ¡faltaría más! Si no dispones de un coche familiar, reclinar los asientos delanteros hasta dejarlos lo más tumbado posible, utilizar una almohada individual de viaje y sin que falte mantas de abrigo, te asegura una estancia relativamente cómoda y que te hará salir del paso. No es un hotel… pero sí es una forma segura de dormir y de agradecer para el bolsillo. Si tienes una furgoneta pequeña o un coche familiar, todo puede ser más fácil ya que incluso cabe la posibilidad de llevar un colchón instalado en la parte trasera. ¡Voilá! Cama y todo.

Gasolinera en Andalucia

¿Dónde dormir con el coche?

Si optas por dormir en el coche, procura que sea siempre en un lugar habitado, con un movimiento de gente más o menos habitual y siempre que sea posible, en una estación de servicio grande. Cerca de todas las capitales andaluzas existen grandes áreas de servicio que disponen de gasolinera, cafetería y restaurante… y sobre todo, aparcamientos tanto para turismos como para camioneros que pasan allí la noche. Estas estaciones no sólo brindan una seguridad propia para todo el que decide pasar allí la noche -sea en coche, o en los hostales que allí están instalados-, sino que además te proporciona servicios básicos de aseo, y recuerda, gratuitos y abiertos al público.

Algunas de estas áreas de servicio son, por ejemplo, la instalada en las cercanías de Alcalá de los Gazules, en las proximidades de Sevilla. Todo aquel que ha viajado una o varias veces atravesando la Ruta Vía de la Plata o directamente entre Cádiz y Sevilla, conoce esta estación de servicio. El Área del Fantasma, pasado Sevilla en dirección Extremadura, aunque su nombre indique lo contrario es un buen ejemplo… y yéndonos al ejemplo de arriba, en Granada, en las proximidades de Loja encontramos Los Abades.

Lo más importante a la hora de viajar

Sea cual sea tu destino, no olvides llevar el viaje con calma y siempre con un margen de seguridad adecuado. El coche en buen estado de mecánica y con neumáticos al día es un punto de obligado cumplimiento. Si no dispones de coche, puedes aplicar la misma filosofía de un viaje espontáneo en ruta de autobús o en tren.  Lo importante es recorrer y descubrir tierras tan bonitas como Andalucía, tal y como dijimos, sin que el bolsillo sea un problema para ello.

Iniciar el viaje antes de que amanezca es sinónimo de aprovechar todo el día, ya que a fin de cuentas llegarás a tu destino cuando las panaderías estén comenzando a hornear la primera oleada de barras y bollos de pan… es decir, primera hora de la mañana. Pequeños consejos que se van sumando hasta conseguir el viaje espontáneo perfecto. ¿Tienes algún consejo? ¡Anímate!

Fotografía principal: Paco Portillo

4 Comentarios

Dejar respuesta