San Sebastián, en la salida del parque Arroyo Lara

En pleno corazón de la Axarquía de Málaga, Cómpeta, asistimos a la celebración de las Fiestas en Honor a San Sebastián de este presente año 2013. Un ritual que dura todo el fin de semana y que cuenta con un colofón final de un tremendo trasfondo mágico y casi espiritual. Un viaje que no deja indiferente a nadie.

Al igual que en muchos otros municipios andaluces y de toda España, finales de enero es la fecha adoptada para celebrar las fiestas que conmemoran al Santo religioso San Sebastián. En la cornisa de la Costa del Sol se aprovecha la máximo el fin de semana, culminando con la vuelta del Santo a la Ermita de San Sebastián. A continuación, mucho más que un “cómo fue”… ¡adéntrate en este viaje!

Estas fiestas son también conocidas como la Feria del Barrio, ya que se celebran en una de las entradas del pueblo, en la barriada conocida como Barrio, donde se encuentra un gran parque municipal llamado Arroyo Lara, y donde hay cabida para la mayor parte de esta “mini feria”. Y es que si bien estamos ante unas fiestas de origen religioso, ha sido y es un fin de semana perfecto para toda la familia, y también para la juventud.

Tras la fiesta de la juventud celebrada en la carpa durante el sábado por la noche, el domingo amanece con una diana floreada a la salida del Sol, y poco más tarde la Santa Misa en honor a San Sebastián, llevada a cabo en la Iglesia del pueblo. La mañana continúa con la fiesta en la carpa instalada en el parque Arroyo Lara, con bailes típicos de la tierra y la actuación del grupo musical “Nueva Imagen”, muy famoso en toda la Axarquía.

En la fiesta se repartieron para todos los asistentes una comida muy típica de la Axarquía de Málaga y sobre todo de Cómpeta, migas con bacalao. Gran acogida para este plato típico, y es que todos allí esperaron con impaciencia su ración, protagonista en todos los rincones del parque… hasta la llegada de la carrera de cintas, donde varios jinetes se aventuraron junto con sus caballos en una pequeña competición tradicional del pueblo andaluz.

De aquí en adelante, nos situamos en torno a las seis y media de la tarde, aproximadamente. Momento en el cual la imagen de San Sebastián comienza su rumbo de vuelta a la ermita que lleva su nombre escrito. Casi más de un centenar de personas siguen tras la estela del carruaje, adentrándose poco a poco en el centro del pueblo y partiendo rumbo por una de las zonas más antiguas de Cómpeta.

Antes de caminar a través de las calles más sinuosas y laberínticas del pueblo andaluz, el carruaje con la banda municipal al frente, se detiene a las puertas de la Iglesia Ntra. Señora de la Asunción, con el fin de que las numerosas decenas de devotos por San Sebastián se agrupen y que la travesía cobre mucha más fuerza y simbolismo. Curioso es, como apunte personal, ir viendo cómo la banda municipal y los gritos de devoción proclamados por los asistentes, alertan a numerosos vecinos y habitantes en las casas adyacentes a la ruta… sentimientos que cobran vida y que no tienen precio. Para ninguno de los asistentes.

Muchas personas y curiosos turistas se asoman a los balcones o a través de las plazas y plazoletas, contemplando un acontecimiento único en su esencia y que sólo se produce una vez al año. ¿Quién se lo iba a perder estando en Cómpeta?

Atravesando la zona más laberíntica de la ruta y acercándonos a la Ermita de San Sebastián, los sentimientos y las sensaciones cobran una fuerza inesperada. La magia del pueblo se apodera de todo el viaje, y el conjunto de todo lo que allí nos rodea causa una asombrosa sensación de satisfacción. Debíamos estar aquí, debíamos retratarlo y sentirlo.

Tras la llegada a la ermita y el regreso a la misma de la imagen de San Sebastián, se proclama el fin del traslado con unos fuegos artificiales que se hacen notar no sólo en todo el pueblo, sino en los pueblos cercanos. Una fascinación de imagen y sonidos que se prolongó por más de diez minutos, junto a la ermita donde todos los fieles, curiosos y seguidores de nuestro viaje se asentaban con asombro y alegría.

Tras el regreso, la Feria del Barrio continuó hasta entrada la noche, cerrando el telón y despidiéndose hasta enero del próximo año.

A continuación, una galería de fotografías donde captamos los mejores momentos de esta última travesía y del traslado de la imagen. Recordando que no estamos ante una fiesta exclusiva de Cómpeta, y que por supuesto todo este cúmulo de sensaciones y emociones se plasmó en muchos lugares. Tras este acto religioso, queda esperar ya a Semana Santa momento en el cual, los pueblos andaluces brillarán en su máxima exponente con la primavera ya encarnada.

Galería de fotos

Dejar respuesta