Hoy celebramos en muchos lugares de Andalucía el día de San Blas. La tradición en este día es comer roscas de San Blas, previamente bendecidas en una misa en honor al santo.

San Blas fue un obispo de Sebaste (Armenia) que murió como un mártir en el año 316. También ejerció de médico en la misma ciudad, donde sobresalió por la curación de enfermos, en especial los que padecían y sufrían de la garganta. Es por ello que se conoce a este santo como el protector de la garganta y en su día, el 3 de febrero, todo el mundo lleva las roscas de San Blas a las iglesias para que sean bendecidas, durante la correspondiente misa en honor a San Blas.

Roscas con lazos de colores

Una peculiaridad de esta tradición, es que las roscas se unen entre sí con lazos de colores como los que lleva el santo y tras la bendición, estas cintas se cuelgan en el cuello para proteger la garganta. También se bendicen estas roscas a primera hora de la mañana en los colegios, donde los niños llevan sus roscas para que sean bendecidas y después comérselas con aceite de oliva.

Imagen de San Blas

A continuación, os dejamos una pequeña galería fotográfica de la bendición de las roscas de San Blas en la parroquia Nrta. Señora de la Asunción, en Cómpeta, Málaga. Uno de los tantos lugares donde se celebra cada año esta tradición tan peculiar.

Dejar respuesta