El Rompido Huelva

El Rompido Huelva

Andalucía se ha caracterizado en toda su historia por ser una población rural y trabajadora, y es por eso por lo que antiguamente solo encontrábamos pueblos que se dedicaban a la agricultura, a la ganadería o a la pesca, incluso actualmente podemos encontrar, aún, algunos de esos pueblos.

Hoy vamos a conocer un pueblo que se ha convertido en un lugar muy turístico y que hace algunas décadas solo era un asentamiento de pescadores a pie de mar. Se trata de El Rompido, que se encuentra en la Costa de la Luz, concretamente en la capital de Huelva.

Está justo al lado del río Piedras, y es que nació en este lugar debido a este río y a la proximidad del mar, que ya sabéis que antes se solían asentar al lado de los ríos por eso de tener agua dulce cerca. Actualmente podemos encontrar algunas casas de la época a unos metros de la playa, aunque son pocas las que quedan ya que en la actualidad es un pueblo muy turístico y encontramos en el muchísimos hoteles, campos de golf o puerto marítimo.

El Rompido puerto

En cuanto a los monumentos que podemos encontrar en El Rompido, destacamos el faro. Es cierto que podemos encontrar dos faros dentro de esta población, pero el más emblemático es el que se construyó durante el siglo XIX, que estuvo funcionando hasta los años setenta del siglo pasado, que fue cuando se montó el segundo faro de este pueblo.

El paisaje no tiene nada que envidiar a otros muchos, ya que, además, está dentro de un espacio protegido donde podemos destacar la conocida formación arenosa que se adentra en el océano y cuyo nombre es la Flecha de El Rompido.

La playa principal de este pueblo, como era de esperar, recibe el mismo nombre que él, Playa de El Rompido y, aunque es una playa muy visitada y concurrida, si nos apartamos un poco de ella podremos encontrar una zona tranquila donde pasear, darse un baño o revolcarse en la toalla mientras tomamos el sol.

El Rompido

Si tenéis oportunidad os recomiendo pasar un fin de semana es este pueblo, aunque sea en la época de invierno, merece mucho la pena.

Dejar respuesta