Torres de Ecija

Écija es una ciudad de Sevilla con mucha historia y una gran riqueza arquitectónica, a orillas del río Genil crece el caserío barroco de casas palaciegas y santuarios milenarios que se distinguen en el paisaje por sus altas torres conocidas como “las giraldillas”.

Los vistosos torreones de Écija fueron levantados durante el siglo XVIII en estilo barroco, al igual que los palacios y casonas que se construyeron en las calles principales que dan a la Plaza de España. Esto se debe al terremoto de 1755 que dañó muchas de las torres y casas ecijanas.

Junto a la Plaza España se levanta la Iglesia de San Francisco, de origen gótico y reformada en estilo barroco, en su interior se albergan retablos y pinturas de gran interés artístico.

Torres de Ecija

La iglesia mayor de Écija es la parroquia de la Santa Cruz, siendo la más antigua, pues comenzó siendo una basílica paleocristiana, posteriormente fue mezquita y finalmente el templo cristiano fue realizado en estilo mudéjar, aunque su torre es renacentista, su camarín barroco y su interior neoclásico.

La Iglesia de Santiago posee uno de los campanarios más llamativos que dan fama a Écija, se erigió entre el Siglo XV y el Siglo XVI en estilo gótico-mudéjar. Aunque como muchos de los templos ecijanos fue posteriormente reformado en estilo barroco, en concreto su torre y la sacristía fueron transformados por Juan Núñez en el Siglo XVIII. Además esta iglesia guarda en su interior importantes imágenes barrocas de gran devoción para el pueblo ecijano como el Cristo de la Expiración de Pedro Roldán, la Virgen de los Dolores y el Nazareno.

Entre los tantos torreones de Écija también destacan las torres de la Iglesia de San Juán, por sus azulejos, la torre de San Gil, en ladrillo rojo, y la torre de la Iglesia Santa María por estar inspirada en la Giralda de Sevilla.

Ayuntamiento Ecija

En la Plaza de España se encuentra el ayuntamiento de Écija, cuyo edificio conserva antiguos mosaicos romanos en la sala capitular.

Entre los palacios señoriales de Écija destaca el Palacio de Valhermoso, uno de los primeros palacios de Écija construido en el Siglo XVI en estilo renacentista por el linaje de los Cárdenas.

Palacio Benameji Ecija

Pero el más andalúz es el Palacio de Benamejí, ya que su estilo se acerca más al barroco andaluz con una arquitectura menos recargada. Fue construido a principios del Siglo XVIII por el arquitecto ecijano Pablo Gutierrez para los marqueses de Benamejí, se distingue entre el caserío por las dos grandes torres de su portada. Sus patios andaluces y sus interiores destacan por su gran riqueza artística, hoy día alberga el Museo Histórico municipal.

Fiestas y gastronomía

Su afamada semana santa fue declarada en 1998 de Interés Turístico Nacional, ya que es de las más grandes de Sevilla y una de las más antiguas de España.

El 25 de enero celebran la festividad de su patrón San Pablo y en mayo la fiesta de las cruces y el Corpus Christi.

Pero la fiesta más esperada por todos los ecijanos es la Fiesta de la Virgen del Valle, que se celebra el 8 de septiembre en honor a la patrona de Écija, cuya imagen del Siglo XIV es procesionada por las calles del pueblo.

A mediados de septiembre es la Feria de San Mateo, fechas en las que los ecijanos celebran con bailes y  flamenco en las casetas del recinto ferial “La Alcarrachela”.

La gastronomía de Écija nos ofrece platos de acento cordobés por la proximidad con la provincia vecina, como el salmorejo y el gazpacho ecijano, la sopa de ajo, las espinacas labradas, sopas de espárragos trigueros, flamenquines, rabo de toro, manteca colorá y  molletes o una torta de manteca para mojar.

Dejar respuesta