Cordoba puente romano y ermita

Córdoba es una ciudad andaluza de interior situada entre las orillas del río Guadalquivir y bajo las montañas de Sierra Morena. Fue la principal ciudad de la península ibérica tanto en población como en tamaño, llegando a ser durante el Siglo X  una de las ciudades más importantes, ricas y cultas del mundo, por lo que fue capital de la Hispania Ulterior en época de la república romana, capital de la provincia Bética en época del imperio romano, y capital de Al-Ándalus al convertirse en época musulmana en el Califato de Córdoba.

Durante el reinado musulmán construyeron en ella la gran mezquita, que se convirtió en el principal monumento islámico en Occidente, además de otros tantos monumentos. En Córdoba convivieron hasta la reconquista cristiana en 1236 las civilizaciones musulmanas, hebreas y cristianas, y hoy día es Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Descubre los rincones más mágicos de Córdoba y todos sus monumentos recorriendo sus calles con nosotros:

Turismo en Córdoba

La mezquita de Córdoba

Se construyó entre los Siglos VIII y X, siendo hoy día una joya única de la arquitectura mundial y un ejemplo influyente y destacado del arte islámico, ya que ha sido descrita como el templo musulmán más hermoso del mundo. Declarada Patrimonio de la Humanidad, posee una gran Sala de oración compuesta por 19 naves entre las que se alzan un total de 856 columnas de mármol que sostienen los grandes arcos bicolor de herradura y medio punto que protagonizan su estructura.

Mezquita de Cordoba

El Mihrab era el nicho que señala la orientación hacia la Meca y justo al lado se sitúa el Maqsura, el espacio reservado para el Califa decorado con mosaicos de motivos florales y la bóveda más bella de la mezquita. En el Patio de los Naranjos los musulmanes realizaban las abluciones antes de la oración, en él se encuentran dos fuentes rodeadas de naranjos, palmeras y cipreses. Tras la conquista castellana se construyó en 1523 en el centro de sus naves una catedral gótico-renacentista para el culto cristiano.

Álcazar de los Reyes Cristianos

Fue erigido en el año 1328 por Alfonso XI sobre fortalezas musulmanas y sirvió de estancia de los monarcas castellanos más importantes de la Edad Media y sede de la Inquisición. Hoy día es una de las paradas turísticas de Córdoba para que todos sus visitantes puedan admirar la belleza de sus palacios, jardines y estanques. Junto a él se encuentran las Caballerizas Reales, donde se criaba al caballo andaluz, y cerca de estas caballerizas, junto a la muralla romana, se encuentran los antiguos baños Califales.

Jardines Alcazar de los Reyes Cristianos

El puente romano y la Calahorra

Este puente histórico que fue construido en el Siglo I a.C por los romanos sobre el río Guadalquivir narra la historia e importancia de la antigua Córdoba. Levantado en piedra, compuesto por 16 arcos y con 260 metros de longitud, fue el único puente fijo sobre el Guadalquivir entre Córdoba y la desembocadura hasta el Siglo XIX, y ha sido restaurado una y otra vez por árabes y cristianos hasta la actualidad.

En uno de sus extremos encontramos la Calahorra, una torre defensiva que protegía la entrada al puente romano, es una construcción cristiana del Siglo XIV sobre un baluarte árabe anterior, hoy alberga una exposición que trata la cultura Al-Ándalus y su azotea sirve de mirador gracias a sus maravillosas vistas de la ciudad y la mezquita.

La Judería de Córdoba

Se accede por las puertas de la muralla medieval, como la Puerta de Almodovar, La Puerta de la Luna o la de Sevilla, y se compone de calles empedradas y paredes blancas protegidas por la muralla árabe que rodea el casco antiguo, aún conserva la antigua sinagoga que data del año 1315 y es el único templo judío que queda en Andalucía. La judería es un lugar de paseo mágico repleto de museos, casas con patios típicos andaluces, palacios y plazuelas.

Callejón de las flores

También conocido como  calleja de las flores, este estrecho callejón repleto de macetas termina en una plaza mágica de arriates, árboles frutales y una hermosa fuente, pero lo más impresionante es las vistas que se tienen desde la callejuela de la Torre barroca de la Mezquita, creando una de las postales más típicas de Córdoba.

Callejon de las flores Cordoba

Palacio de Viana

Es el ejemplo de casa señorial andaluza declarado “Monumento Histórico Artístico Nacional y Jardín Artístico”, está compuesta por doce patios, un jardín romántico y grandes salones que albergan el Museo de Artes y Costumbres de los Siglos XVIII y XIX, está decorada con numerosos arcos, columnas, lienzos, tapices, mobiliario de la época, azulejos, esculturas y fuentes. Entre los otros tantos palacios señoriales que se reparten por su casco antiguo destacan el Palacio de la Merced, Palacio de Orive, Palacio de los Aguayos, Palacio de los Luna, Palacio del Duque de Medina Sidonia, Palacio de los Marqueses del Carpio y el Palacio del Marqués de Benamejí.

Iglesias Fernandinas

Estas iglesias cristianas fueron iniciadas tras la conquista de Córdoba por Fernando III en el Siglo XIII y se caracterizan por su estilo gótico purista típico del norte mezclado con las tendencias mudéjares propias del arte local. Son un total de 12 iglesias repartidas por el centro histórico que forman la “ruta de las iglesias fernandinas”, entre las que destacan las de San Lorenzo, Santa Marina, Santiago, San Pablo, San Pedro, San Juán y todos los Santos y la Magdalena entre otras. Muchas fueron construidas sobre mezquitas y alguna terminó desapareciendo, como la Iglesia de Nicolás de la Ajerquía. La Iglesia de San Pablo poseía un gran huerto, hoy día transformado en parque, en el cual se descubrieron en 1990 las ruinas del antiguo Circo Romano.

Plazas andaluzas

Córdoba posee numerosas plazas con encanto en las que se escucha el rumor de sus fuentes, destacando especialmente la Plaza del Cristo de los Faroles también conocida como la Plaza de Capuchinos por ser la más conocida, y las plazas de la Fuenseca y Santa Marina que se sitúan a la sombra de sus monumentos.

Medina Azahara

Es una ciudad palatina que mandó a construir en el año 936 Abderramán III a las afueras de la ciudad, a 8 kilómetros al oeste de Córdoba. Su nombre en árabe es Madīnat al-Zahrā, que significa “La ciudad de la flor”, se dice que fue construido como homenaje a la favorita del califa, Azahara.

Este gran palacio que solo podía ser comparado con la Alhambra de Granada ocupa una superficie de 1.518 hectáreas de Sierra morena en las que solo quedan ruinas de lo que fue esta bella ciudad musulmana, ya que fue destruido en un guerra civil solo 100 años después. Hoy día es un yacimiento arqueológico declarado Bien de interés cultural que ha sido restaurado en los últimos años y su interior alberga un museo que posee los hallazgos arqueológicos de este lugar.

Medina azahara Cordoba

Museo Arqueológico

Se encuentra en el palacio renacentista de los Páez de Castillejo, que se encuentra en la Plaza de Jerónimo Páez. En este lugar se ubicaba el teatro romano, y en su interior se expone una de las colecciones arqueológicas más importantes de Andalucía, gracias a la importancia histórica de Córdoba durante épocas romanas, visigoda y musulmana.

Museo de Bellas Artes y Museo Julio Romero de Torres

Otros museos de gran interés en la ciudad se encuentran en el antiguo hospital de la Caridad, frente la plaza del Potro. Aparte del Museo de Bellas Artes donde podrán disfrutar de numerosas obras, también se albergan en el Museo Julio Romero de Torres las pinturas de este pintor cordobés que plasmó en su obra las más bellas estampas de Córdoba y Andalucía.

10 Comentarios

Dejar respuesta