Bollullos Par del Condado

Bollullos Par del Condado es un ciudad de Huelva conocida como la capital del vino onubense, donde se producen los mejores vinos de la comarca del Condado. Esta ciudad de aire barroco se sitúa en una llanura plagada de viñedos, de sus uvas nace el afamado Vino del Condado, que por su calidad se le otorga una de las cuatro denominaciones de origen de los vinos andaluces.

En el casco histórico de Bollullos Par del Condado sobresale entre sus edificios religiosos la Iglesia de Santiago Apostol, construída en el siglo XVIII en estilo mudéjar y barroco. Justo enfrente de la Iglesia se erige el ayuntamiento, en un edificio histórico con una vistosa fachada mudéjar formada por galerías de arcos. Ambos son monumentos histórico-artísticos y se ubican en la Plaza del Sagrado Corazón.Iglesia Bollullos del Condado

Y ya en las afueras de la urbe se encuentra la Ermita de Nuestra Señora de las Mercedes, patrona de la ciudad, construida en el siglo XX en estilo colonial. En el lugar también se conserva una antiquísima columna, ruina de un antiguo templo romano.

Enoturismo en Bollullos Par del Condado

El enoturismo se ha convertido en una nueva tendencia de turismo gastronómico para los amantes del vino, Bollullos Par del Condado ofrece dentro de la Ruta del Vino del Condado una gran variedad de espacios y actividades dedicados al vino y la viticultura perfectos para practicar enoturismo:

Torre del Alcohol Bollullos Par del Condado

Podremos visitar la Sede del Consejo Regulador Denominación de Origen Condado de Huelva en la Plaza de Idelfonso Pinto, ubicada en la Torre del Alcohol y antiguamente conocido como el Museo del Vino. Este torreón pertenece a una construcción neomudéjar de tres alturas que data del siglo XIX, perteneció a las Bodegas Vallejo y servía como almacen de los alambiques que se usaban en la destilación de los alcoholes.

Y para conocer la vendimia, la elaboración del vino del Condado y su historia deben visitar el Centro de Interpretación del Vino, que se encuentra en la Calle San José.

Centro de Interpretación del Vino

En sus historicas bodegas repartidas por el casco urbano podrán degustar y adquirir los mejores vinos de crianza que se producen en Bollullos Par del condado, entre los que destacan el Condado Pálido, que es un vino seco dorado, y el Condado Viejo, un vino blanco afrutado. Aunque también se producen vinos dulces de gran calidad.

Y como reclamo turístico cada año a mediados de octubre Bollullos organiza la Semana de la Viticultura y Enología, durante la cual se realizan catas, concursos, rutas guiadas por las bodegas y guías gastronómicas para  conocer y degustar sus vinos.

Gastronomía

Junto con los exquisitos vinos del Condado se pueden degustar gambas, mariscos y pescados de la costa onubense, jamón ibérico, chorizo y carne de cerdo a la brasa. Como platos principales más típicos la caldereta de coldero, las habas cochas, tostón con sardinas, gazpacho con sopeao, olla tonta, migas y el muche.

Y en su repostería destacan los elaborados con el típico mosto que sale de la pisa de la uva, estos son el Arrope y el Perrengo, y durante la Cuaresma se suele tomar la torta de resobá.

Fiestas

El 20 de enero celebran en Bollullos Par del Condado el día de San Sebastián, conocido como la fiesta de los chorizos, ya que se reunen en una dehesa del Parque Natural de San Sebastían para comer chorizos con “roscas de San Sebastían”.

Antes de Cuaresma son los Carnavales, una de las fiestas más importantes del lugar con un gran desfile de pasacalles cantando comparsas y chirigotas.

La Semana Santa también es de las más destacadas de la comarca, procesionan sus numerosas imágenes cada día desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección con excepción del Sábado Santo.

En mayo procesionan las Cruces de Mayo, el 13 de junio es la Velá de San Antonio, y el 23 de junio celebran la Velá de San Juan. El día 12 de septiembre es el día de la patrona Nuestra Señora de las Mercedes, y en torno a este día se celebra la Feria en su honor.

Y el 7 de diciembre tras la misa se hacen fogatas para quemar los maleficios antes del solsticio de invierno, una tradición muy antigua que persiste hasta hoy día.

Dejar respuesta