Antequera, la ciudad de las Iglesias

Antequera es una de las ciudades más bellas de la provincia de Málaga, a tan solo 45 kilómetros al norte de la capital y bajo el Parque Natural de El Torcal se encuentra Antequera repartida en una inmensa vega. Por su estratégica localización geográfica entre todas las provincias andaluzas se considera el corazón de Andalucía.

Esta ciudad monumental está repleta de palacios, casas señoriales, numerosas iglesias, conventos y rodeada de bellos parajes. En Antequera se reparten dentro de su nucleo urbano tantos edificios religiosos que se la conoce popularmente como la ciudad de las iglesias.

Patrimonio monumental de Antequera

Antequera, la ciudad de las Iglesias

La Alcazaba de Antequera es testigo del pasado árabe de la antigua Medina Antaqira, se encuentra en la parte alta sobre una colina que domina la ciudad. En la entrada al recinto amurallado de la alcazaba se yergue el Arco de los Gigantes, una especie de arco del triunfo construido en 1585 en estilo renacentista sobre un anterior arco nazarí. Sus gruesos muros están decorados con antiguas inscripciones romanas encontradas en lugares cercanos. Tras este arco se encuentra el Mirador de las Almenillas, desde el cual se divisan unas impresionantes vistas panorámicas de Antequera.

En la parte más alta de la ciudad se alza la Real Colegiata de Santa María la Mayor, la iglesia más destacada del lugar por ser la primera en estilo renacentista que se construyó en Andalucía, se terminó de construir en 1550 y mezcla los estilos renacentista con el gótico tardío.

IMG_20170318_161858

Ya en el casco histórico es punto obligado la Plaza Coso Viejo, preside el lugar la estatua ecuestre del Infante Don Fernando, que fue popularmente conocido como “Fernando de Antequera” al conquistar la ciudad. En esta plaza está el Museo de la Ciudad ubicado en el Palacio de Nájera, y el Convento de Santa Catalina de Siena.

Antequera, la ciudad de las Iglesias

Muy cerca de esta plaza encontramos la Plaza de San Sebastián que alberga la iglesia de mismo nombre, en esta plaza de la ciudad de Antequera está el kilómetro 0, siendo este punto el corazón de Andalucía. También se encuentra en el lugar el Arco del Nazareno y la Casa de los Bouderé, y en el centro de esta plaza una fuente renacentista.

Antequera, la ciudad de las Iglesias

Desde la Plaza de San Sebastián si seguimos por la Calle Infante Don Fernando podemos ver el Ayuntamiento de Antequera, ubicado en un antiguo convento franciscano que pertenecía a la Iglesia de los Remedios y posteriormente fue un palacio. Al final de esta misma calle se distingue el Arco de Estepa y la plaza de toros.

Antequera, la ciudad de las Iglesias

Los dólmenes de Antequera

En los alrededores de Antequera se conservan los famosos dólmenes de Menga, Viera y el Romeral. Son las más importantes construcciones funerarias de la edad de bronce en toda España, lo que les ha otorgado el título de Patrimonio Mundial por la UNESCO.

El dolmen de Menga está fechado en el año 2.500 antes de Cristo y en su interior se distingue una gran cámara ovalada cubierta por una losa gigantesca y dos galerías diferenciadas entre si por enormes piedras cilíndricas.

El dolmen de Viera es del año 2.000 a. C y es muy parecido al de Menga pero con planta cuadrada, y el dolmen del Romeral data del 1.800 a. C, tiene una galería y dos dependencias circulares.

La Peña de los Enamorados

Otro de los atractivos de Antequera es el gran peñasco que se divisa desde casi toda la ciudad, la llamada Peña de los Enamorados tiene una marcada forma de rostro de hombre, por lo que también se conoce como la cabeza del indio.

Su nombre viene de una trágica leyenda que data de la edad media, cuenta esta leyenda que un cristiano cautivo de Granada se enamoró de una mora de Archidona y decidieron escaparse juntos hacia Antequera que era tierra cristiana. El padre de la joven se enteró y mandó a sus saeteros para que los capturasen, la pareja subió hacia la cima del peñasco huyendo y al verse atrapados decidieron lanzarse juntos al vacio y morir. Desde entonces se le conoce a este lugar por la Peña de los Enamorados y su leyenda siempre permaneció viva durante los siglos. En febrero de 2016 el paraje de la peña fue inscrito en el Registro de Paisajes de Interés Cultural de Andalucía.

Dejar respuesta