Aguilar de la frontera

Aguilar de la frontera

Aguilar de la Frontera tiene casi 15.000 habitantes y está a unos 50 kilómetros de Cordoba, se sitúa en el cerro de la comarca Campiña Sur cordobesa rodeado de campos de trigo, olivares y viñedos. Es un pueblo con mucha historia en el que todavía resiste su fortaleza medieval, además de numerosos edificios religiosos, casas señoriales y monumentos históricos.

En el centro histórico encontramos la Plaza de San Jósé, levantada en 1813 y diseñada por los arquitectos Vicente Gutiérrez de Salamanca y Fernández de Córdoba. Esta plaza de estilo neoclásico fue muy renovadora por su forma octogonal que solo comparte su singularidad en Andalucía con la plaza de Archidona, también se conoce como plaza ochavada o plaza octogonal. Esta plaza debe su nombre a José I Bonaparte que reinaba España en el año que fue erigida  y en su interior encontramos el Ayuntamiento de Aguilar de la frontera además de numerosos edificios de tres alturas con puertas adinteladas.

plaza octogonal San jose

Su monumento estrella es la Torre del Reloj, que se encuentra en el centro de la plaza de los desamparados. Fue construida en 1774 durante el reinado de Carlos III por Vicente Gutiérrez de Salamanca siguiendo el estilo barroco de las torres campanario de la época.

torre del reloj

La Iglesia de Santa María del Soterraño es la más antigua de Aguilar de la Frontera, que data del Siglo XVI. Se construyó sobre una cueva en la que dicen que se apareció la Virgen  por lo que tiene una estructura escalonada, diseñada por Hernán Ruiz  en su estilo se distinguen elementos góticos, renacentistas, un artesonado mudéjar y dos capillas barrocas, la del Sagrario y la de Jesús Nazareno. En su interior se alberga la figura de la patrona de la localidad, Nuestra Señora del Soterraño, cuya festividad celebran el día 8 de Septiembre.

vista iglesia del soterrayo

Entre sus numerosas construcciones históricas destaca el Templo de San José y San Roque, también conocido como el Convento de las Descalzas, fue levantado en el Siglo XVII con el estilo arquitectónico barroco de la época en el que destacan su decoración con yeserías, frescos, lienzos, esculturas y retablos dorados.

Otra de sus maravillosas muestras arquitectónicas es la Iglesia del Hospital de Santa Brígida, que se sitúa en la calle del mismo nombre. Fue reformada durante los Siglos XVIII y XIX dotándose de dos portadas barrocas anexas a su torre central de estilo neoclásico. De esta iglesia que fue un antiguo hospital salen hoy día los pasos de la Semana Santa Chiquita, que se celebra el fin de semana siguiente al domingo de resurrección para que los niños saquen en procesión pequeñas reproducciones de los cristos y vírgenes protagonistas de su semana santa.

La Parroquia del Carmen construida en el Siglo XVI como un antiguo convento de las carmelitas se reformó durante los Siglos XVII y XVIII y destaca por albergar un Ecce Homo de principios del Siglo XVII. El 16 de Julio sacan a la Virgen del Carmen en procesión para celebrar su festividad.

Terminamos con los edificios religiosos hablando de sus históricas ermitas, la Ermita del Cristo de la Salud construida en el año 1611 sobre otra construcción anterior, se encuentra en la zona norte del pueblo, alejada del centro urbano. Tiene una portada en piedra barroca y una torre que data del año 1864 según una inscripción. La Ermita de la Veracruz que se erige en el Llano de la cruz que se encuentra cerca de la plaza de San José, es del Siglo XVII, aunque en el siguiente siglo se le añadió la capilla de la Virgen de la Rosa, de planta exagonal y decorada con numerosas yeserias donde se alberga la imagen de Nuestra Señora de los Remedios que sacan en romería el fin de semana siguiente al Corpus Christi.

Entre sus edificios históricos también destacamos las antiguas casas de los nobles que se distinguen por sus fachadas decoradas con escudos, hoy día algunas sirven de edificios civiles, como el ayuntamiento y los juzgados. Entre estas construcciones destacan:

La Casa de las Cadenas fue realizada en piedra y terminada en el año 1670, su fachada luce el escudo de los Spínola y varias cadenas que fueron colocadas por su antiguo dueño el Marqués de Casas-Vargas.

La Casa Señorial Obispo Fernández de Toro es una de las casas señoriales más antiguas de Aguilar que es patrimonio de la Humanidad, de al menos 400 años fue vivienda del Obispo de Oviedo que de da nombre. Se puede encontrar en la Calle Carrera.

Dejar respuesta